Inicio » salud » Qué es Fascitis Plantar

Qué es Fascitis Plantar

La Fascitis Plantar es la causa más común de dolor en el talón y una de las causas más frecuentes de consulta de cirugía de pie y tobillo, la Fascitis plantar es la inflamación de la fascia plantar en su parte más proximal, o sea donde había dicho anteriormente en el talón.

También te puede interesar: Que Es La Fisiatria

La fascia plantar viene desde el hueso que se llama el calcanio y viene hasta los metatarsianos, pero además de eso tiene una continuación con los músculos posteriores de las pierna, que son los músculos gastrosoleos que están en la parte posterior de la pierna, y en el muslo, que se llaman los isquiotibiales.

¿Por qué se produce la Fascitis Plantar?

Ésta se produce por contracturas de los músculos posteriores del miembro inferior, al tener poca flexibilidad el paciente va a percibir un dolor en la planta del pie, éste es una inflamación de la parte inferior o proximal de la fascia.

La principal causa del dolor en la afasia plantar es, lo que había dicho anteriormente, de la poca contractilidad y de la falta de estiramiento de los músculos a nivel posterior.

También se produce por personas con obesidad en personas que tienen un arco plantar alto en el pie, también en pacientes que hacen ejercicios súbitos, largos, aumentos del ejercicio, también en pacientes que hacen mucho ejercicio,  o se someten a cargas muy largas por un tiempo prolongados.

¿Cuáles son los síntomas de la Fascitis Plantar?

Muchos de los pacientes consultan por primera vez y vienen con el diagnóstico de que tienen un Espolón Calcanio, y el Espolón no es la causa del dolor, el espolón es una clasificación de la fascia plantar en la parte proximal y esa no es la causa de su dolor.

La causa es un dolor en la parte proximal a nivel del talón y en la región medial y se produce casi siempre en las horas de la mañana, cuando el paciente después de estar contracturado toda la noche por tener relajados los pies, va a dar los primeros pasos, y al dar los primeros pasos entonces va a sentir inmediatamente un dolor, y posteriormente se va mejorando. Y también se produce después las jornadas laborales, al finalizar el día y posteriormente le va a empezar a doler en todo momento.

¿Hay diagnósticos diferenciados para la Fascitis Plantar?

Hay que diferenciar porque hay otro tipo de patologías como son la tendinitis de uno de los músculos o de los tendones que se llama el flexor largo de los dedos, entonces hay que diferenciar esta patología o fracturas por estrés del calcanio, por estrés me refiero a la factura que se produce en pacientes, como son un ejemplo más claro, los soldados que caminan jornadas muy largas, el hueso se fatiga y se puede llegar a producir una fractura.

¿Cuál es el tratamiento para la Fascitis plantar?

Para el tratamiento de la Fascitis plantar hay que manejar dos aspectos, el primero y el más importante que son los ejercicios para vencer la contractura de la fascia plantar y de la musculatura isquiotibial, o sea la musculatura que va por detrás de la pierna y el muslo.

Y el segundo aspecto es mejorar y evitar que la fascia plantar se siga inflamando. Háblenos de los ejercicios para el tratamiento de la Fascitis Plantar. Me gustaría resaltar que los ejercicios es importante realizarlos varias veces al día, un mínimo de tres veces por día, con ambas extremidades, así sea uno sólo uno de los talones el que está doliendo. lo ideal sería hacerlos en la mañana 15 veces con cada pierna, al mediodía 15 veces con cada pierna y en la noche 15 veces con cada pierna.

si caben idealmente entre estos otros ejercicios sería lo ideal. Hay que resaltar tres cosas de los ejercicios. Primero, que los debe hacer la persona, nadie los va a hacer por ellos. Segundo, que los ejercicios no mejoran rápido a las personas, los ejercicios se van a demorar en empezar a actuar, pero son los que se ha comprobado que en el tiempo van a curar del todo el problema de Fascitis Plantar y su dolor del talón el tercero y más importante que hay que resaltar para ustedes es que los ejercicios inicialmente aumentan el dolor, entonces ésta es una de las mayores causas por las cuales los pacientes abandonan el tratamiento, porque ellos esperan que con los ejercicios se mejoren inmediatamente y eso no va pasar.

El hecho de hacer los ejercicios inicialmente va a aumentar el dolor, y ese aumento es variable de paciente en paciente, hay pacientes a quienes el dolor les dura una dos, tres, cuatro semanas pero hay pacientes a quienes eso les puede durar hasta dos o tres meses. Lo importante es nunca dejar de hacer ejercicios

¿Como manejar la inflamación?

Entonces ahí viene el segundo aspecto, que es manejar la inflamación y evitar que la fascia plantar se siga inflamando. Inicialmente vamos a mandar un medicamento inyectado y un medicamento tomado que va a quitarle el dolor al paciente, en la gran mayoría de los pacientes, durante dos o tres semanas y eso va a permitir que ese dolor inicial de los ejercicios que les acabé de hablar, se minimice o se ignore totalmente.

Hay que tener en cuenta que estos medicamentos van a aliviar el dolor durante dos o tres semanas completamente pero no vayan a creer que se curaron, la idea es un alivio temporal para que aprovechen hacer los ejercicios más en este momento y cuando el medicamente terminó su función en las dos o tres semanitas, ya han adelantado los ejercicios y posiblemente no les va a dar tan duro ni les va a haber tanto dolor en el momento de hacer los ejercicios.

¿recomendaciones en el tratamiento de la Fascitis Plantar?

Otro aspecto importante para ayudar a quitar el dolor y desinflamar es colocar hielo en la planta del pie, en el talón. ¿Eso cómo lo logramos? con un tarro de gaseosa o de agua que sea plástico, lo mantenemos congelado y cuando tengamos dolor o siempre después de hacer los ejercicios, hacemos un masaje con este tarrito unos quince minutos ¿Por qué quince minutos? porque diez minutos va a desinflamar, pero quince ayuda a quitar el dolor, más de quince ya quema. Otra cosa importante para evitar que la fascia  Plantar se siga inflamando, es el uso adecuado del zapato.

El zapato debería ser un zapato en toda ocasión acolchado, un zapato acolchado, que no permita que el talón esté haciendo impacto. Eso en términos prácticos es usar en la casa zapatos Crocks que tengan soporte atrás, usar un tenis de cámara de aire, usar sandalias de las de playa de suelas gruesas y tengan soporte atrás. Y en la calle cualquier zapato vestidor que tenga las mismas características: una suela gruesa que sea acolchada. Y en esos zapatos que no tenemos suela gruesa o acolchada, idealmente meterles unas taloneras de silicona para bajar el impacto.

Los tacones que usan las mujeres, usualmente con los tacones van a sentir un descanso del dolor. Los tacones les van a descansar el dolor pero están empeorando la enfermedad. ¿Por qué? Por dos razones, usualmente los tacones son duros, entonces están aumentando el impacto sobre el talón y por otra razón están aumentando la contractura. Y si la persona persiste con dolor en la mañana cuando da el primer paso enviamos o les colocamos unas férulas nocturnas para que las personas duerman con ellas y disminuya ese dolor que ocurre en la mañana con el primer paso.

Si a los tres meses la persona persiste con dolor, ya pensamos en una infiltración local pero nunca dejamos de hacer los ejercicios, los ejercicios deben continuarse. Si a los cuatro meses y medio la persona persiste con dolor, que algunos llegan hasta allá, podemos pensar en hacer estudios complementarios para descartar alguna de las patologías diferenciales que ya les mencionaron. A veces pensamos en una segunda infiltración. Si el paciente llega a los seis meses con dolor, hay una opción que se llama ondas de choque, donde hacen unos impulsos, pero igualmente el paciente debe persistir haciendo los ejercicios. Y sólo se piensa en cirugía hacia los nueve meses, el paciente persiste con dolor y hemos descartado algún otro tipo de patologías.

Es muy raro actualmente que si el paciente es juicioso y hace sus ejercicios y todas las instrucciones, llegue a necesitar la cirugía.

El primer ejercicio para hacer el estiramiento, el objetivo es hacer el estiramiento de la fascia plantar y de toda la musculatura que queda en la parte posterior de la pierna y del muslo, y de la columna. Entonces en el primer ejercicio debemos colocar el pie, si la camilla lo permite, colocar el pie al lado de la camilla y si donde ustedes hacen los ejercicios no lo permite debemos ponerlo así para que la columna no sufra, lo otro importante es mantener la rodilla estirada y el pie hacia arriba. Y la persona con las dos manos, porque debe ser con las dos manos se sostiene en la posición que más permita estiramiento, algunas personas van a llegar hasta este sitio, otras va a quedar acá y otras sólo llegan hasta la rodilla dependiendo de la contractura que tengan.

Lo importante es que hagan el máximo esfuerzo y se sostengan ahí, el ejercicio se debe sostener unos 15 segundos, la persona debe contar hasta quince segundos en cada extremidad y posteriormente cambiar la extremidad. Entonces, uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez, once, doce, trece, catorce y quince. Posteriormente a eso cambia la extremidad, coloca la otra extremidad en posición adecuada para que la columna no sufra, rodilla estirada, pie para arriba y las dos manos hasta donde lo permita, y vuelven entonces: uno, dos, tres , cuatro, cinco, seis, siente, ocho, nueve, diez, once, doce, trece, catorce y quince. Ahí va una tanda, deben hacer quince sesiones en la mañana, quince sesiones en la tarde con cada pie y quince sesiones en la noche con cada pie, mínimo.

El segundo ejercicio se debe hacer en una escalera que sea firme, la persona debe estar segura, apoyada adecuadamente, apoyada con los dos pies, en forma firme, un pie debe quedar en forma firme en la escalera, el otro pie va a estar en la punta de la escalera, tratando de que el talón toque el piso, para estirar toda la musculatura posterior de la pierna.

La persona estira al máximo con una posición adecuada de la columna, cogida con las dos manos para que no se caiga y va a contar quince: uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez, once, doce, trece, catorce y quince. Luego cambia de pie, el otro pie es el que estira, para que estire la musculatura de los gastronemios y vuelve y cuenta quince: uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez, once, doce, trece, catorce y quince. Éste es un sólo ejercicio, debe hacer quince veces con cada pie en la mañana, al medio día y en la noche.

El tercer ejercicio se hace en frente de una pared, la manos se colocan de forma cómoda en la pared, vamos a poner un pie lo más adelante posible y el otro pie lo más atrás posible, los talones siempre deben estar apoyados en el piso, el pie de adelante va recto, va derecho; el pie de atrás, la punta del pie de atrás debe mirar el talón del de adelante. Vamos a doblar la rodilla de adelante lo que más pueda sin levantar el talón, vamos a estirar la rodilla de atrás lo que más dé sin estirar el talón. La columna debe estar cómoda y se mete la nalguita para doblar la rodilla. El paciente debe contar hasta quince: uno, dos, tres , cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez, once, doce, trece, catorce y quince, y luego cambia de pierna. Igualmente el pie de adelante va lo más adelante posible, el de atrás lo más atrás posible, el pie de adelante va derecho, el pie de atrás debe mirar el talón del de adelante, la rodilla de atrás va estirada, y la rodilla de adelante flejada, columna cómoda y vuelve y cuenta quince: uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez, once, doce, trece, catorce y quince. Aquí va una serie, debe hacer quince sesiones en cada pie en la mañana, al medio día y en la noche.

2 Comentarios

  1. Me parece excelente este artìculo, me gustaria ilustrarme mas sobre este tema ya que he tenido episodios de este dolor y me han hecho terapias.
    Uso zapatos acolchados, plantillas de silicona y las taloneras pero aun asi me repite estos dolores.
    Ademas, tambien se merefieren ala rodilla y la cadera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *